puerta corredera cristal

¿Cuánto cuesta una puerta corredera?

Las puertas correderas, también conocidas como puertas deslizantes, representan una solución práctica y estética para maximizar el espacio en hogares, oficinas y otros establecimientos. Estas puertas eliminan la necesidad de un radio de giro, lo que las hace ideales para espacios reducidos o donde se quiere aprovechar el área al máximo. Sin embargo, una pregunta común entre quienes desean incorporar este tipo de puertas en sus espacios es: ¿cuánto cuesta?

La respuesta a esta interrogante puede variar ampliamente, ya que el costo de una puerta corredera se ve influenciado por diversos factores. Para brindar una respuesta más detallada y exhaustiva, desglosaremos estos factores a continuación.

Material

El material del que esté hecha la puerta es uno de los principales determinantes de su precio. Existen diversas opciones en el mercado:

  • Madera: las puertas correderas de madera son muy populares debido a su apariencia cálida y estética. La madera puede variar desde pino, roble, hasta maderas más exóticas. Por supuesto, cuanto más rara o de mayor calidad sea la madera, mayor será el precio.
  • Vidrio: estas puertas son ideales para interiores modernos y espacios donde se quiera permitir la entrada de luz natural. El vidrio puede ser transparente, esmerilado o tener algún diseño específico. El tipo y grosor del vidrio influyen en el costo.
  • Metal o aluminio: son puertas más duraderas y resistentes, ideales para exteriores o espacios industriales. Su precio puede variar según el tipo y grosor del metal.

Mecanismo y sistema de guías

El mecanismo mediante el cual se desliza la puerta es otro factor importante en el precio.

  • Rieles o guías superiores e inferiores: son las barras, generalmente de metal o aluminio, sobre las cuales la puerta se desliza. La guía superior soporta el peso de la puerta y guía su movimiento, mientras que la guía inferior asegura que la puerta se desplace de manera recta y evita que se balancee hacia adelante o atrás.
  • Carros o rodamientos: son dispositivos, usualmente con ruedas, que se fijan en la parte inferior o superior de la puerta y se desplazan sobre las guías. Estas ruedas pueden ser regulables en altura para asegurar un desplazamiento uniforme y sin fricciones.
  • Tope o limitador: este componente evita que la puerta se desplace más allá del punto deseado, asegurando que no salga de su guía y causando posibles daños.
  • Extractor o retractor: es un mecanismo que ayuda a extraer la puerta del bolsillo o de su posición oculta, facilitando su apertura. Es especialmente útil en puertas de bolsillo.
  • Sistema antidescolgamiento: este mecanismo impide que la puerta se salga de su guía superior, brindando seguridad y estabilidad.
  • Amortiguadores o frenos: son sistemas que se instalan en los extremos de las guías para asegurar que la puerta se cierre o abra de manera suave y controlada, evitando golpes bruscos o daños.
  • Sistema de ocultamiento: en algunos diseños, especialmente en las puertas de bolsillo, se emplean sistemas que ocultan la guía y el mecanismo, ofreciendo una estética más limpia.

Tamaño y dimensiones

Una puerta corredera para un armario o un pequeño paso no tendrá el mismo costo que una puerta corredera de gran tamaño para un salón o una terraza. El tamaño influirá tanto en el costo del material como en la instalación.

Diseño y acabados

Al igual que cualquier otro elemento decorativo, el diseño y los acabados pueden incrementar significativamente el precio de una puerta corredera. Detalles en el vidrio, maderas talladas, marcos ornamentales, entre otros, pueden añadir un costo extra.

Accesorios y complementos

Las puertas correderas pueden complementarse con diferentes accesorios que, aunque pueden aumentar el costo, también potencian su funcionalidad y estética.

  • Manillas y tiradores: estos elementos no solo son funcionales, sino que pueden agregar un toque distintivo a la puerta. Las manillas pueden variar en material, desde acero inoxidable hasta latón o cerámica, y su precio puede variar según su diseño y calidad.
  • Sistemas de cierre: por razones de seguridad, especialmente en puertas correderas exteriores, es posible instalar cerraduras. Estos sistemas de cierre pueden ser desde simples cerrojos hasta cerraduras electrónicas con control remoto o mediante aplicación.
  • Sistemas de amortiguación: para añadir un cierre suave y evitar golpes bruscos, algunos optan por sistemas de amortiguación que frenan la puerta de manera gradual. Este sistema es especialmente útil en hogares con niños.
puerta-corredera

Tipo de apertura

La forma en que la puerta se abre también puede influir en el precio. Algunos de los tipos de apertura son:

  • Apertura Lineal o Simple: esta es la forma más común de puerta corredera. Se desliza a lo largo de una guía y se superpone a la pared o a una estructura fija. Se utiliza ampliamente en armarios o separaciones entre ambientes.
  • Apertura Telescópica: está compuesta por varias hojas que, al abrirse, se deslizan simultáneamente a ambos lados. Es ideal para áreas que requieren aperturas más amplias sin sacrificar espacio.
  • Apertura en Esquina: perfecta para unir o separar dos áreas contiguas. Las puertas se deslizan hacia las esquinas, permitiendo una apertura total del espacio. Suelen usarse en salones o terrazas.
  • Puertas de Bolsillo: estas puertas se deslizan y se ocultan completamente dentro de una cavidad o «bolsillo» en la pared. Son ideales para maximizar el espacio y ofrecer una transición fluida entre habitaciones.
  • Apertura Circular o Curva: estas puertas tienen una trayectoria curva, lo que las hace perfectas para diseños arquitectónicos específicos o para rodear estructuras semicirculares.
  • Sistema Paralelo: aquí, la puerta se desliza y se aleja de la pared en un movimiento paralelo. Esto permite una integración completa con paredes de vidrio o estructuras similares.

Personalización y adaptación

Si el espacio donde se instalará la puerta tiene características particulares o se desea un diseño específico, se podría requerir una puerta a medida. La personalización y adaptación de una puerta corredera según las necesidades y gustos específicos del cliente conlleva un precio más alto en comparación con las opciones estándar.

Instalación

Si bien algunas personas optan por instalar la puerta por sí mismas, la mayoría prefiere confiar esta tarea a profesionales. La instalación puede variar en complejidad según el sistema de guías y el lugar de instalación. Por ejemplo, una puerta corredera empotrada en una pared requiere habilidades de albañilería y suele ser más costosa que la instalación de un sistema externo.

Recomendaciones adicionales

Al considerar la compra de una puerta corredera, es importante solicitar varios presupuestos. Esto no solo permitirá obtener un rango de precios, sino también comparar la relación calidad-precio entre diferentes proveedores o marcas.

Además, es aconsejable investigar opiniones y reseñas de otros clientes sobre el producto y el servicio de instalación, para asegurarse de que se está haciendo una inversión acertada.

Finalmente, es fundamental recordar que, más allá del precio, la elección de una puerta corredera debe responder a las necesidades funcionales y estéticas del espacio. Una buena elección puede potenciar la estética del lugar, optimizar el espacio y aumentar el valor del inmueble a largo plazo.

En nuestra sección de puertas seguro que encuentras la ideal para ti, ¡te esperamos en nuestra web!

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Deja una respuesta

Call Now Button